dimarts, 12 d’abril de 2011

Una revolució pictòrica

"Mi pintura no procede del caballete. Por lo general, apenas tenso la tela antes de empezar, y, en su lugar, prefiero colocarla directamente en la pared o encima del suelo. Necesito la resistencia de una superficie dura. En el suelo es donde me siento más cómodo, más cercano a la pintura, y con mayor capacidad para participar en ella, ya que puedo caminar alrededor de la tela, trabajar desde cualquiera de sus cuatro lados e introducirme literalmente dentro del cuadro. Se trata de un método similar al de los pintores de arena de los pueblos indios del oeste. Por eso, intento mantenerme al margen de los instrumentos tradicionales, como el caballete, la paleta y los pinceles. Prefiero los palos, las espátulas y la pintura fluida que gotea y se escurre, e incluso un empaste espeso a base de arena, vidrio molido u otros materiales inusuales adicionados. Cuando estoy en la pintura no me doy cuenta de lo que estoy haciendo. Sólo después de una especie de período «de acostumbramiento» ver, en lo que he estado. No tengo miedo de hacer cambios, destruir la imagen, etc., pues la pintura tiene una vida en sí misma. Trato de que ésta surja. Sólo cuando pierdo el contacto con la pintura, el resultado es una confusión. Si no, es pura armonía, un fácil dar y tomar y la pintura sale muy bien."
- Jackson Pollock -


One: Number 31, 1950.
Óleo y esmalte sobre tela. 269,4 x 530,8 cm.



Number 8, 1949.
Óleo y esmalte sobre tela. 86,6 x 180.9 cm.



Full Fathom Five. 1947
Óleo y esmalte sobre tela. 129,2 x 76, 5 cm.


En Pollock hay profundidad, pero es una profundidad exclusivamente pictórica. El abandono de las leyes del contraste de valores, inaugurauna revolución pictórica: los colores ya no son formales, sino antiformales. El objeto del deseo ha sido eliminado en beneficio exclusivo del deseo, de pintar en estado puro.

"Me siento más cerca, me siento más parte de la pintura, ya que de esta manera puedo caminar alrededor de ella, el trabajo de los cuatro lados, y en definitiva y literalmente, estar en la pintura, estar con la pintura. Similar a los métodos que utilizaban los pintores de arena de las tribus indias del oeste"
- Jackson Pollock -

Tiger: Number 3. 1949
Óleo sobre tela, encolada en tabla. 157,5 x 94,6 cm



Cathedral. 1947.
Esmalte sobre tela. 181,6 x 89 cm.


Convergence: Number 10. 1952.
Óleo y esmalte sobre tela. 237, 4 x 393,7 cm.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada